13 de marzo de 2013

Habemus Papam

Queridos lectores:

Nuntio vobis... bueno, ¡ya se sabe!
En fin, el Santo Padre Francisco I es el nuevo Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. A él todo respeto y reverencia, siendo el Vicario de Cristo.


Como comentario, puede señalarse: no usó hábito coral (osea roquete y muceta); tampoco la estola con los Evangelistas. Tampoco cantó la bendición Urbi et Orbi. En fin, se perfilan nuevos tiempos.




Quienes lo conocemos de cerca tenemos más idea de su gobierno pastoral como Cardenal Primado de Argentina. En fin, para muchos puede ser una prueba de fe.

Los caminos de Dios son inescrutables...

7 comentarios:

  1. Por lo que veo, no le agrada el nuevo Papa? Por supuesto teniendo en cuenta la humildad y la obediencia que le profesamos, qué opinión tiene de su labor como Obispo? (no es una pregunta trampa, responda hasta donde pueda...)
    Aquí desde Europa estamos entusiasmados.

    ResponderEliminar
  2. Permíteme reformular la pregunta, podrías señalarnos que pérfil tiene como Cardenal Primado de Argentina? Qué puntos destacarías?

    Reiteramos el entusiasmo, gracias.

    En Cristo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, he de serle sincero.
      El perfil que mantuvo el entonces Cardenal Bergoglio fue sin duda muy bajo. Sin embargo hubo una serie de hechos que pueden darnos un panorama de sus políticas; honestamente creo que la posición que desempeñará de acá en adelante como Sumo Pontífice le hará mucho más prudente.
      No es mi intención sacar hechos infelices o desagradables sobre su gobierno pastoral. Puedo decirle sin embargo que, aún sin ser "progresista" se ha opuesto férreamente a la celebración de la Misa tradicional; sacerdotes y religiosos afines a la Tradición han sido perseguidos o excluidos.
      Esto es muy triste y le ha ganado la rabia de los sectores tradicionalistas. El sacerdote de la diócesis a cargo de celebrar la Misa tradicional hace una mezcla de las dos formas del rito.
      Por otra parte no es muy amigo de la liturgia (es decir, no volveremos a ver fanones, ni casullas romanas, sino que volveremos al ajuar de Juan Pablo II probablemente). Ya ve como salió al balcón (sin roquete ni muceta) y apenás se colocó el estolón para la bendición. Es amigo de las misas multitudinarias al aire libre, que parezcan menos misa posible.
      Es muy amigo del ecumenismo y los encuentros con judíos. De hecho a un rabino se le concedió el Doctorado Honoris Causa por la Ponitificia Universidad Católica Argentina (de la cual es Canciller) y que causó cierto revuelo por los dichos del mismo. Ha celebrado con ellos el Hannukah y otros ritos, quitándose la cruz pectoral, recibiendo bendiciones de pastores protestantes, etc.
      Es una persona aparentemente muy inclinada a la cuestión social y a la pobreza. Quizás demasiado; ha postergado otros asuntos eclesiásticos por querer ser más social y menos clerical.
      Hay otros puntos que no voy a tratar aquí por juzgarlo inoportuno. Pero puedo decirle que parece haber sido elegido para "perro policía". Es de carácter duro y no le temblará el pulso a la hora de reformar la Curia (si lo hace).
      Respecto del clero porteño, es muy decadente. El seminario de Buenos Aires les está quedando muy grande; la espiritualidad es débil y parecen ser entrenados para agentes de ayuda social. El nivel académico es cada vez más bajo.
      En fin, tampoco quiero manchar prematuramente la figura del Santo Padre. Se le ha conocido por su humildad y su austeridad; hay quienes dicen que es una persona muy espiritual. Eso Dios lo sabrá.
      Saludos en Cristo.

      Eliminar
    2. Quisiera agregar que su postura que podría entrar en lo que los despectivos llaman "neo-conservadora" incluye una férrea defensa del matrimonio natural (por tanto condena explícita al homosexual), es anti-abortista convencido, etc.
      Sus líneas son decentes y no es heterodoxo. No será un Benedicto, pero quizás sea una suerte de Pablo VI. El tiempo dirá.

      Eliminar
    3. Muchas gracias por toda la información. Tengamos esperanza en la fuerza del Espíritu Santo!

      Eliminar
    4. Por personas que creen que ser sacerdote es la vestimenta,la ceremonia o como se llame,dejando a un lado la gente o la ayuda social como hace alusion el anterior lector, es que la iglesia pierde dia a dia adeptos o fieles, jesus no entro montado en el carruaje mas lujoso que existia en su epoca sino en un humilde burro,no celebro en templos con adornos de oro ,sino en caminos y campo abierto, por creer que la verdad esta solo en tu libro de oraciones ,menospreciando a quienes por cultura, tradicion o deseo profesan otro credo, es ignorar que los tiempos cambian y si la iglesia no , desaparecera y solo quedaran quienes dando la espalda alos feligreses en la misa , no se daran cuenta siquiera quien los necesita....por que no les importara....o por lo menos asi lo veo yo. respetuosamente. rodolfo l.p

      Eliminar
    5. Rolope:
      El sacerdote no es vestimenta, desde luego. Es el alter Christo. Sin embargo sus vestimentas nos ayudan a reconocerlo por entre los demás, y a él a vivir más plenamente su vocación. La ceremonia es el rito; el rito lo instituyó Cristo y la Tradición lo ha revestido de esplendor. Hay cosas que pueden tocarse, otras no. Ésto no deja a un lado a la gente, al contrario! Si la Iglesia pierde fieles (adeptos? es una secta acaso?) es por el pésimo gobierno pastoral, el relajamiento de la moral y la doctrina, la desacralización de la Misa y los Sacramentos en general, la pérdida de identidad del sacerdocio y los votos religiosos, etc.
      Jesús entró en Jerusalén montado en un burro. El burro en Jerusalén sólo era usado por la gente adinerada; sólo el Sumo Sacerdote del Templo y sus principales colaboradores montaban en uno (puedes verlo incluso en la Pasión de Cristo). No fue una cuestión de humildad o no, si no de cumplir la voluntad del Padre, el cumplir la profecía. Y el Templo sí era monumental, tenía amplias estancias y estaba hermosamente decorado; y en su interior cobijaba a la reliquia más preciada: el Arca de la Alianza (la cual estaba adornada en oro, por cierto). La prédica de Cristo era en el exterior tanto como en las Sinagogas, porque pecadores hay dentro y fuera de ellas; sin embargo Cristo instituye la Eucaristía en una casa bastante lujosa (la referencia a que tenía un piso alto nos lo confirma) y utiliza los elementos propios del Séder, no usa cualquier recipiente para el pan ni cualquiera para el vino, sino unos muy especiales destinados al rito.
      La Verdad ni está contenida en un libro de oraciones, claramente. Porque la Verdad es Dios y Dios es eterno. Sin embargo las oraciones y la Gracia por medio de los Sacramentos nos acercan a Dios. Acá no se menosprecian otras culturas; la Iglesia acepta todas las culturas y ha hecho esfuerzos para adecuar sus ritos hacia esas realidades (ej: uso del Zaire, uso anglicano, etc.). Otro credo, es otra religión, y en eso no me meto, porque este es un blog católico.
      La Iglesia nunca cambia. La Tierra gira pero la Cruz permanece en alto. La Doctrina de la Iglesia es inmutable porque no la construyó ella si no que es receptaria de las enseñanzas de Cristo, de la Tradición Apostólica y del Magisterio que es infalible. Si la mente humana "cambia", eso demuestra la volatilidad y torpeza del hombre sin Dios, que es como una paja al viento. La Iglesia no se "adapta" al hombre, como Dios no se adapta al hombre, sino el hombre a Dios.
      Y la Iglesia no desaparecerá; prevalecerá por sobre el poder del Demonio, tal como lo profetizó Cristo. Serán pocos los fieles al Señor, los leales a su Iglesia, pero prevalecerán hasta el fin de los tiempos.
      Y no es "así como lo veo yo": esto no es cuestión de opinión, sino de Doctrina.
      Saludos,
      JV

      Eliminar

Se agradecen los comentarios firmados. Los que ofendan la sensibilidad religiosa, las buenas costumbres o el buen gusto del administrador, quedarán en revisión.