25 de junio de 2015

Consejito oriental para directores espirituales neocones


"Un padre espiritual, como un letrero, simplemente indica la dirección;
pero tú mismo debes seguir el camino" - San Nikón de Optina

21 de junio de 2015

Crisis católica belga: lobby, Estado e Iglesia

Traducimos un artículo de Erwin Wolff, creador de Pro Familia en Bélgica: la lucha contra el lobby, el Estado y la jerarquía católica pro-gay.

Mi lucha

Sobre el estado de la Iglesia en Bélgica

por Erwin Wolff

Mi nombre es Erwin y soy un holandés católico viviendo en Flandes (la región norteña de Bélgica de habla flamenca). Estoy en el comité de la organización católica flamenca "Pro Familia". Organizamos una pequeña marcha provida en el centro de Antwerp promoviendo la familia tradicional de un hombre, una mujer e hijos, en contra del aborto. Por esto fuimos ridiculizados en la Iglesia belga y tanto en medios privados como estatales. También hubo repercusión en el parlamento nacional belga.

El comité de Pro Familia consiste en mí, en nuestro presidente Dries, Rien, Robin y Johanna. Como amigos y católicos nos juntamos y discutimos qué es lo que sucede en la Iglesia belga y con el catolicismo en nuestra parte de Europa. Llegamos a unas respuestas realmente turbadoras. No sé qué nivel de cobertura de medios recibe el mundo anglófono sobre la crisis de la Iglesia belga, pero aquí los dementes manejan el asilo. No puedo hablar acá extensamente de todo lo que está mal, pero creo que puedo pintar rápidamente un cuadro de la situación.

En el Medioevo los católicos holandeses y flamencos estaban entre los mejores católicos, siendo Flandes en particular descrita como "el jardín de María". Ahora son todo lo contrario. Dentro del catolicismo de izquierda liberal en el contexto europeo, Bélgica es la zona de impacto para esta ideología. Internacionalmente, el más conocido entre sus filas es el obispo que abusó de su propio sobrino, Mons. Roger Vangheluwe, presidente del seminario de Brujas. Este hecho es importante, porque Vangheluwe ha educado a una gran parte de la gente que ahora está en el poder en la jerarquía belga. El mismo Vangheluwe hizo profesor del seminario a un tipo llamado Johan Bonny, muy cercano al obispo y ordenado obispo de Antwerp por el Papa Benedicto XVI. Hoy Mons. Bonny es reconocido como una de las voces líderes pro-gay dentro de la Iglesia. Y es muy probable que Bonny sea el próximo arzobispo de Mechelen.

Los obispos Vangheluwe y Bonny

Hay mucho más para decir sobre esto, pero ya es otro tema. Otros problemas de la Iglesia en Bélgica son, entre otros, que el Estado tiene voz en las enseñanzas de la Iglesia. Esto es porque los salarios de los sacerdotes son pagados por el Estado y no por los propios católicos.

En este contexto, siendo el país más radical dentro del catolicismo liberal izquierdista de Europa, nos organizamos para promover un valor católico básico llamado "familia", con un padre, una madre e hijos --nada más y nada menos. Así que pedimos permiso para llevar a cabo una manifestación legal en la segunda ciudad más grande de Bélgica, Antwerp, e imprimimos 20.000 panfletos para promover la manifestación. Tomamos un enfoque bien de base, porque ya sabíamos por entonces y sabemos ahora, que sería difícil conseguir gente para nuestra manifestación. Los cinco distribuimos los folletos en varias ocasiones entre enero y hasta el 16 de mayo.

Llamamos la atención de los medios nacionales por primera vez en enero. Cuando nuestro ex-miembro del comite de Pro-Familia, Mattheu, escribió un artículo en contra de la línea pro-gay de Mons. Bonny con el título "Monseigneur Bonny, wilt u alle homo's naar de hel?" ("Mons. Bonny, ¿quiere que todos los gays se vayan al Infierno?"), los medios nacionales, incluyendo De Standaard, Het Laatste Nieuws y De Morgen, cubrieron la historia. El argumento de Mattheu es que si Bonny continúa aprobando la homosexualidad, los gays son confirmados en su pecado y su destino será el Infierno. Por eso, básicamente se desató un Infierno en los medios. Mattheu dejó el comité de Pro Familia poco después porque en su opinión no éramos suficientemente radicales anti-Bonny. Nuestro propósito principal, sin embargo, es promover la vida familiar católica, no arremeter contra Bonny.

Después de eso nuestro residente Dries hizo una entrevista en una publicación nacional flamenca llamada "t Pallieterke" y habló de nuestra manifestación. En respuesta a esa entrevista el diario liberal franco-belga "La Libre Belgique" ("La Bélgica Libre") nos calificó como fuerza anti-Bonny, citando a Dries, entre otras cosas.

16 de mayo de 2015

Nuestra manifestación se llevó a cabo el 16 de mayo. El mismo día que el desfile del Orgullo Gay en Bruselas; nuestra manifestación era como una suerte de contrapeso a esa perversidad.


La manifestación se desarrolló con tranquilidad; vinieron algunos amigos polacos. Más tarde los arrestaron por llevar pancartas anti abortistas e ignorar las subsecuentes advertencias de la policía.

Al final llegamos a ser entre 250 y 300 personas, mientras que el evento del Orgullo Gay llegaba a las 80.000. Pero ya lo sabíamos por anticipado. Todo tiene un comienzo pequeño. Aún el lobby gay comenzó sus manifestaciones con pocos cientos de personas, así que no debemos temerle a ser pocos y marginales al principio.

Al final de la manifestación pronunciamos discursos promoviendo la buena vida familiar. Una pareja lesbiana comenzó a besarse frente a la multitud y fueron arrestados (como los polacos) y llevados por la policía (todos los países europeos se han convertido en estados policiales). Luego asistimos a la Santa Misa, que fue seguida por un "Cantus" flamenco, todos cantando y bebiendo cerveza flamenca. Aquella tarde la manifestación fue un éxisto para recordar.


El Parlamento belga

El arresto de la pareja gay llamó la atención de los medios nacionales y, para nuestro asombro-- del parlamento nacional en Bruselas. El partido liberal OpenVLD planteó algunas cuestiones pero al final todo se disipó rápidamente.

Enojo

La organización de la marcha provocó mucho enojo, tanto dentro como fuera de la Iglesia. Puedo entender el enojo: acá en Bélgica hay demasiadas organizaciones católicas en proporción con el número de católicos. Cada una necesita su parte de dinero y atención, con lo cual crear una nueva organización no fue bienvenido con entusiasmo por otros grupos católicos. Las cosas se pusieron todavía más feas cuando empezamos a desafiar el concenso interno liberal, pro-gay y anti-familia de la Iglesia belga. Fuimos acusados de ser más santos que el Papa mismo [o más papistas que el papa].

También otras razones la jerarquía católica y otros también estaban enojados con nosotros: somos jóvenes, socialmente respetables. Uno de los nuestros es miembro de la junta de una red operativa internacional de habla holandesa. Otro es miembro del comité de una municipalidad. Yo mismo soy programador en una empresa francesa multinacional. Intuyo que la gente tiene realmente miedo que que seamos tomados en serio.

Luego tenemos el hecho de que somos exitosos promoviendo nuestro mensaje. Muchas organizaciones católicas belgas creen que tienes que ser políticamente correcto como el resto de la sociedad para ser respetado. Bueno, hemos probado que están equivocados.  Es justo decir que el 99% de las organizaciones católicas belgas nunca extienden su alcance fuera de círculos católicos; predican para ellos mismos. Al dejar de costado la corrección política y tomando firme distancia fuimos capaces de romper nuestros propios círculos.

Por último pero no por ello menos, muchos católicos conservadores en Bélgica creen que son hombres y mujeres viviendo entre las ruinas de la fe y que nada puede revertir la tendencia hacia más liberalismo. Se han vuelto tan apegados emocionalmente a esa idea que al probarla errada les crea una crisis de identidad, y entonces se enojan cuando les probamos que el liberalismo no es irreversible.

Lo que vino después

Durante las semanas y meses siguientes a la manifestación fuimos regularmente el foco de escándalo de los medios nacionales. Los medios impresos como el liberal De Standaard y el socialista De Morgen continuaron asociándonos con toda clase de organizaciones. La VRT estatal nos denunció retratándonos como poco diferentes a los musulmanes fanáticos. De Standaard afirmó que Pro Familia (nosotros cinco) estábamos incluso financiando y organizando un nuevo colegio privado católico, cuando en realidad somos una pequeña organización incapaz de llevar adelante tales financiaciones. De Morgen hizo lo mismo.

Nos preguntamos qué locura dirá el próximo artículo sobre nosotros. Como van las cosas, es posible que incluso nos veamos promovidos a agentes del Kremlin tratando de desestabilizar Bélgica. Ese es el nivel de locura que viene de los medios. Los factores no importan si ellos pueden atacar a una pequeña organización promoviendo ideas no liberales.

El futuro

No sé qué nos traerá a nosotros y a la Iglesia católica en Bélgica. Podríamos peerder nuestros empleos o nuestro entorno social. Incluso podríamos ser mártires de la fe. Aquí en Bélgica las cosas se han vuelto locas al punto de que todo es posible. Pero está bien. Lo que más me preocupa es el apoyo obvio de la jerarquía belga a las enseñanzas que obviamente no son católicas sino completamente liberales de izquierda. Si nosotros (y otros que comparten la preocupación de Pro Familia) no existiéramos, no habría nada que se opusiera a la tendencia a la falsa tolerancia y enseñanzas que no son católicas bajo ningún punto de vista. Esto asusta, porque es el clero y no los laicos quieren deberían ser la última defensa de las enseñanzas de Nuestro Señor y Salvador.

Llamada a la acción contra la cultura de la muerte

Pro Familia desea dejar un ejemplo para el resto de Europa y EE.UU. Hemos notado que si promueves la enseñanza católica oponiéndote al aborto serás ignorado sin importar cuán grande es la manifestación. Los medios estadounidenses ignoraron incluso una marcha de más de un millón de personas a Washington DC. Esto sucede por varias razones, pero creo que mayormente se debe a que las opiniones sobre el aborto ya están asimiliadas y que el debate ya lleva 30 años. La gente está cansada de hablar del aborto. Sin embargo, si promueves la enseñanza católica atacando la corrección política y los elementos pro-gay en la Iglesia católica, obtendrás toda la atención de los medios. Es como encender la alarma antiaérea en una plaza repleta.

Hay otros modos de promover las verdades pro-vida. Si no conoces gente con quien organizar o no tienes los medios, deberías empezar por tu propia familia y tratar de tener muchos hijos. Si estás casado y dudas en hacerlo, entonces reza para vencer el miedo y considera seriamente empezar una familia igual. Dios proveerá siempre a sus fieles hijos. Cuando lo piensas, no tienes argumentos para no hacerlo.

Así que, ¿qué esperas? ¡Ocúpate de promover la vida y la fe!



Fuente: http://www.churchmilitant.com/news/article/my-struggle

Testimonio: homosexuales convertidos


19 de junio de 2015

Cortito: La Pascua, el Papa y los ortodoxos

Ante los tan mediatizados intentos del Papa Francisco para hacer algo concreto para lograr unificar las fechas de la celebración de la Pascua de lo que podríamos vagamente llamar "la Cristiandad" actual (dejando graves herejías de lado), quisiera mencionar algunas aclaraciones para los menos enterados.
  •  Todas las Iglesias Ortodoxas Autocéfalas usan el Nuevo Calendario Juliano Revisado y no el antiguo calendario juliano que fue reformado a petición del Papa Gregorio para corregir los desfasajes de los días. Las excepciones son las Iglesias Ortodoxas de Jerusalén, Rusia, Georgia, Serbia y los monasterios del Monte Athos que usan el juliano antiguo, y la de Finlandia, que usa el gregoriano. 
  • Este Nuevo Callendario Juliano Revisado es idéntico al gregoriano por los próximos cientos de años. Idéntico en todas las fiestas fijas excepto...
  • Excepto para la fiesta de la Pascua...
  • ... dado que la Pascua fue fijada por el Concilio Ecuménico de Nicea (325) según el equinoccio de primavera. Y, "¿quién puede pasarle por encima a un Concilio Ecuménico?" se preguntan los ortodoxos.
  • Además, la mayoría de los ortodoxos creen que la Pascua debe seguir a la pascua judía. Aunque esta es la corriente prevaleciente, otros opinan que la fecha de la pascua judía es irrelevante para la Pascua cristiana.
  • Por lo tanto, la cuestión misma de la fecha debe ser resuelta primero entre los mismos ortodoxos. De hecho hay Iglesias ortodoxas cismáticas agrupadas en torno a "sínodos verterocalendaristas" que rechazan el calendario juliano reformado abogan por la vuelta al mismo.
  • Un vocero de la Iglesia Ortodoxa Rusa ya opinó que su Iglesia jamás cambiará la fecha tradicional, y afirmó que sería bueno que la Iglesia católica abandonara el calendario gregoriano y retornara al juliano.
  • La iniciativa para unificar la fecha de la Pascua no es del Papa Francisco. El patriarca Bartolomé de Constantinopla planteó hace rato el tema para el Sínodo General de 2017, y el Papa copto Tawadros (cuya Iglesia no pertenence a la "Ortodoxia") ya lo había dicho también, haciendo partícipe del mismo al Papa Francisco a través del Nuncio en Egipto.
  • Por otro lado tampoco se sabe qué se podría esperar de los Protestantes, dado que cada Iglesia, Comunión, comunidad eclesial o congregación tiene sus propios cánones sinodales sobre el calendario litúrgico, y la posibilidad de que adopten decisiones tomadas por la Santa Sede o por a del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla no es muy prometedora...

13 de junio de 2015

Oración del Rover


Dame Señor,
un corazón vigilante,
que ningún pensamiento vano me aleje de Ti;

un corazón noble,
que ningún afecto indigno rebaje;
un corazón recto,
que ninguna maldad desvíe;
un corazón fuerte,
que ninguna pasión esclavice;
un corazón generoso,
para servir.
Amen.

12 de junio de 2015


 

Esta dulce hermana [de las Hijas de la Caridad] fue a mi encuentro en la entrada. Hace un año que se retiró y se mudó a Roma. Originaria de Florencia, ahora tiene 90 años y todavía se siente fuerte.
Entró en el convento hace 70 años. Dijo que lloró el día que se abandonó el antiguo hábito "cornetta". Me lo dijo dos veces.
Lamentó que su orden no haya recibido nuevas vocaciones.
Me explicó cómo es que su Casa Provincial romana se transformó en un asilo para las hermanas ancianas, y que esto es lo que ha sucedido también con tantas otras casas provinciales en Italia y en otros lugares.
Recen por las vocaciones. Cristo nos instruye sobre esto en la Biblia. Se necesitan obreros para la cosecha.

Fuente: OrbisCatholicusSecundus

11 de junio de 2015

El pope incrédulo y la Iglesia Triunfante

Traducimos a continuación un relato extraído del libro « Experiencias durante la Divina Liturgia » del Protopresbítero Stephanos Anagnostopoulos.


Cierta vez un sacerdote que no quería oficiar la Liturgia porque era un día de invierno muy frío.
Hacía 10 grados bajo cero y el sacerdote sabía que la única persona que posiblemente fuera a la celebración era el cantor. El cura no tenía idea de la enseñanza de la Iglesia sobre la presencia de la Iglesia Triunfante y o de cómo la Divina Liturgia beneficia a los vivos y a los que ya han partido. Con dificultad, se forzó a sí mismo a ir a la iglesia. En el camino seguía deseando que el cantor no apareciera de modo que él no tuviera que oficiar y pudiera volver a casa. Aún así, el cantor sí fue.
El sacerdote ofició la Prothesis (o Proskomedia, el rito de preparar los dones sagrados) apresuradamente y comenzó la Divina Liturgia. Poco después llegaron algunos obispos, sacerdotes, monjes y monjas, y algunos laicos. La mayoría se sentó en la parte del coro y comenzó a cantar tan bellamente que el cura olvidó cuán helado y solo estaba antes. Su cuerpo estaba caliente y todo su ser era como una llama... Cuando hizo la pequeña entrada [antes de las lecturas] notó que la iglesia estaba llena de gente --la mayoría de ellos le resultaban familiares-- pero no prestó mucha atención y continuó con la Divina Liturgia.
Cuando llegó el momento de la Consagración de los Dones Sagrados vio entrar al [santuario del] Santo Altar a tres obispos, radiantemente revestidos con brillantes ornamentos. Se postraron con él y rezaron. El sacerdote se levantó entonces muy cuidadosamente y con temor, tomó el incensario y en viva voz, exclamó:
« Especialmente nuestra Toda Santa, Inmaculada, Benditísima y gloriosa Señora Madre de Dios y Siempre Virgen María... » [letanía bizantina].
Luego cantaron el himno de la Santa Comunión:
« Prueben y vean que el Señor es bueno, Aleluia ».
El sacerdote se preguntaba qué hacer: ¿debía tomar parte en la Santa Comunión primero, o hacerse a un lado por los tres obispos que estaban presentes? Justo cuando estaba pensando en esto, uno de los obispos le indicó con un gesto que recibiera la Santa Comunión y luego Unificara y Situara las porciones restantes del Cordero (N.de.T.: hostia con levadura de la cual se cortan fragmentos con los cuales se comulga) en el cáliz, junto con las porciones en memoria de la Santa Madre de Dios y los Santos.


Habiendo realizado esto, el sacerdote abrió las Puertas Reales... y no vio a nadie en la iglesia. Se volvió y buscó en el santuario, miró a la derecha, a la izquierda. Los obispos habían desaparecido. Se quedó ahí parado, sin palabras, atónito. Lentamente abrió su boca y cantó la siguiente súplica:
« Con temor de Dios y fe y amor, acérquense... ».
Y el cantor se acercó lentamente a comulgar. ¡El sacerdote todavía estaba asombrado, todavía preguntándoselo todo! La Iglesia Triunfante estaba presente por entero. Todos aquellos presentes en la iglesia eran personas que le eran familiares, personas que habían partido de esta vida y cuyos nombres él recordaba algunas veces en cada Liturgia: « Es por eso que estaban presentes, es por eso que todos me resultaban tan familiares », pensó.
En cuanto a los obispos en el santuario, eran los Tres Pontífices: San Juan Crisóstomo, San Basilio el Grande y San Gregorio el Teólogo.
Tantos años de estudio en la universidad, tanta investigación y tantas noches en vela había pasado estudiando, y esos esfuerzos habían sido incapaces de darle siquiera una gota de la dulzura y el conocimiento divino que esta Divina Liturgia le había dado.

10 de junio de 2015

Ordinariato: la "diversidad" en la Iglesia anglicana

Traducimos y compartimos con ustedes una fragmento de un artículo de Mons. Harry Entwistle, Ordinario del Ordinariato Personal Nuestra Señora de la Cruz del Sur para ex-anglicanos australianos. El mismo fue publicado en la revista Australia-Wide de mediados de junio de este año.
Unas palabras del Ordinario 

Por Mons. Harry Entwistle
(Fragmentos)
Se dice que más y más católicos estadounidenses se están haciendo más estadounidenses que católicos y yo diría que en el mundo occidental los católicos se están comportando más como anglicanos que como católicos. Lo que no se dan cuenta es que que es la cuestión gay la que causó la cancelación de la próxima Conferencia Anglicana de Lambeth [convocada por el Arzobispo de Canterbury y que reúne a los obispos de la Comunión Anglicana cada diez años] la cual es una prueba de que la Comunión Anglicana está tan seriamente dividida que sus miembros no se reunirán. Como señaló Jesús, « Una casa dividida contra sí misma no podrá mantenerse » (Mc. III,25). 
(...)
La clave para traer un cambio de actitud en la mayoría de un grupo parece empezar por cambiar el lenguaje. Si palabras como « amor, compasión, cuidado, igualdad y justicia » pueden aplicarse a la causa, entonces en más fácil ganar apoyo en nuestra era secular. La gente entiende estas palabras; no entienden argumentos teológicos contra el cambio. Si una mayoría puede ser convencida entonces el cambio no solamente ocurre: es declarado como correcto. Aún así la verdad no puede ser decidida por el voto de una mayoría.

Nota 1 por J.V. desde Episcopalchurch.org

En 2008, cinco primados anglicanos anunciaron a los veintiún obispos ingleses su intención de boicotear la conferencia Lambeth por su oposición a las medidas de la Iglesia Episcopal en Estados Unidos (la rama americana de la Iglesia anglicana) a favor del clero homosexual y las uniones del mismo sexo, cuyos representantes habían sido invitados a la Conferencia. 
Estos primados representan las provincias anglicanas de Nigeria, Uganda, Kenia, Ruanda y el Cono Sur (Sudamérica), y son cinco de treinta y ocho primados.
Además Peter Jensen, Arzobispo de Sidney, Australia y Michael Nazir-Ali, Obispo de Rochester, entre otros, anunciaron su intención de no asistir.


Nota 2 por J.V., fragmento de declaraciones del ex-primado anglicano del Cono Sur sobre el que había sido el cardenal Jorge Bergoglio:

"Me llamó una mañana para desayunar conmigo y me dijo muy claramente que el Ordinariato era muy innecesario y que la iglesia [católica] nos necesita como anglicanos" (Gregory Venables, 13 de marzo de 2013).

31 de mayo de 2015

La crisis alemana de la Iglesia católica: George Weigel

Traducimos a continuación al castellano el artículo de Weigel sobre la crisis alemana.
La crisis alemana de la Iglesia católica
Por George Weigel, 20 de mayo de 2015.
La Iglesia del siglo XXI le debe mucho al catolicismo alemán del siglo XX: por su generosidad con los católicos del tercer mundo; por el testimonio de mártires como Alfred Delp, Berhard Lichtenberg y Edith Stein; por su contribución a los estudios bíblicos, la teología moral y sistemática, la renovación litúrgica, la doctrina social católica a través de la cual el catolicismo alemán jugó un rol de liderazgo en los esfuerzos del Vaticano II para renovar el testimonio para el tercer milenio. En el Concilio, más que el Rin fluyendo hacia el Tíber, no olvidemos al Sena, al Mosa, el Potomac y el Vístula. Pero la corriente del Rin fue fuerte.
Todo lo cual sólo intensifica el shock al leer el informe de los obispos alemanes elevado al Vaticano en preparación para el sínodo del próximo octubre. Uno de mis corresponsales lo consideró como una declaración de cisma de facto. Yo la leo como un cri du coeur [N.d.T.: lamento del corazón] involuntario: una confesión del desastre catequético y el fracaso pastoral a escala nacional, a lo cual el episcopado alemán no tiene respuesta, salvo llevar a los otros por ese camino que llevó al catolicismo en Alemania a la profunda incoherencia.
Cuando uno trata de discutir esta catástrofe con curas alemanes mayores, raramente se encuentra estos días una apertura seria, producto del reconocimiento de que algo ha ido terriblemente mal y que debería buscarse otro abordaje para la evangelización y la catequesis --un « catolicismo todo-incluido » enraizado en la alegría del Evangelio predicado y vivido en su total integridad. En su lugar, lo que encuentras frecuentemente es una terca insistencia. « Usted no entiende nuestra situación » es la antífona típicamente dicha con cierta vehemencia.
¿Pero es el caso de que nosotros, los obtusos « no alemanes », no entendemos? Las estadísticas sobre la práctica católica alemana --mejor dicho, la falta de ella-- no son secretos pontificios. Esas estadísticas pueden comprobarse con lo que los visitantes ven los domingos en las ciudades alemanas: iglesias mayormente vacías. Ahora llega este informe para el sínodo que suguiere que en materia de matrimonio, familia, moral del amor humano y las cosas que hacen a la verdadera felicidad, la mentalidad católica alemana es prácticamente indistinguible de la de los no creyentes.
Y aún así el episcopado alemán sugiere que abajar más la doctrina católica y la práctica es la respuesta, ahora a escala global. Es muy notable. Y será ciertamente notable --y no favorablemente-- en Roma, en octubre.
En octubre de 2001 tuve una conversación de dos horas con el cardenal Karl Lehmann, ahora uno de los grandes ancianos de la jerarquía alemana. Discutimos largamente la crisis de creencia en toda Europa (y la crisis demográfica vinculada). El cardenal me ofreció entonces un ejemplar de su último libro « Ahora es el tiempo de pensar en Dios ». Debo decir que encontré el título... llamativo. Sabía que él lo había concebido como un desafío al secularismo reinante de su tiempo, pero debías preguntarte: ¿De qué más estuvieron hablando este distinguido académico y sus colegas, en las grandes altitudes de la teología alemana, durante estos años?
Para hacer corta una larga historia, han estado hablando frecuentemente de « hablar de Dios »: esto es, han estado persiguiendo sus rabos al tratar de responder a la crisis de fe en la modernidad. Y al hacerlo se han quedado atrapados en lo que el filósofo polaco Wojciech Chudy (un intelectual sobrino bisnieto de Juan Pablo II) llamó la « trampa de relfexión » post-kantiana: « pensar sobre el pensar sobre el pensar » antes que pensar sobre la realidad, en este caso el Evangelio y sus verdades. Menos elegante, describiría la « trampa de reflexión » de Chudy como el pozo de arenas movedizas de un subjetivismo vuelto ensimismamiento, del cual es difícil salirse y responder al llamado del Maestro « Ven, sígueme ».
La crisis católica alemana no es primariamente institucional. La Iglesia católica es el segundo empleador más grande de Alemania y sus instituciones son robustas. La crisis es de fe. El catolicismo alemán está en crisis porque los católicos alemanes no han abrazado al Señor Jesús y a su Evangelio con pasión, convicción  y alegría, y están buscando la felicidad en otra parte. Eso es triste; es trágico, es desalentador.
No es un modelo nada recomendable para otros, excepto como una advertencia sobre los efectos de rendirse al espíritu de la época.