1 de mayo de 2011

Beatus Ioannes Paulus PP. II


Nos, vota Fratris Nostri Augustini Cardinalis Vallini, Vicarii Nostri pro Romana Dioecesi, necnon plurimorum aliorumFratrum in Episcopatu multorumque christifidelium explentes, de Congregationis de Causis Sanctorum consulto, Auctoritate Nostra Apostolica facult atem facimus ut Venerabilis Servus Dei Ioannes Paulus II, papa, Beati nomine in posterum appelletur eiusque festum die altera et vicesima Octobris in locis et modis iure statutis quotannis celebrari possit. In nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti.

Por desperfectos técnicos no se pueden mostrar los video en el blog, sin embargo:
Ceremonia de beatificación:

S.S. Benedicto XVI venera la tumba del Beato Juan Pablo II:

Visita de miles de peregrinos a la tumba del neo beato:

Foto de S.S. Benedcito XVI sosteniendo el relicario donde fue depositada sangre del nuevo Beato.
A la izquierda la hermana Marie Simon-Pierre, curada mialgrosamente por intercesión de Juan Pablo II; al centro, de hábito negro, la hermana Tobiana Sobotka.

Veneración del Beato Juan Pablo II

Féretro expuesto para la veneración en la Basílica de San Pedro.

El rito de beatificación

La celebración tiene las características típicas de las celebraciones de beatificación. El Rito está inserto dentro de la Santa Misa y se lleva a cabo inmediatamente después de los Ritos de introducción y el Acto penitencial.
El cardenal Agostino Vallini, Vicario General de Su Santidad para la Diócesis Roma, pide que se proceda a la Beatificación del Siervo de Dios Juan Pablo II.


Después, lee una breve biografía del Siervo de Dios Juan Pablo II. Inmediatamente el Santo Padre pronuncia la fórmula de Beatificación. Sigue la colocación en el altar de las reliquias del nuevo Beato mientras viene develada la imagen del Beato, colocada bajo el balcón central de la Basílica Vaticana.
Al final del rito, el cardenal Vallini da las gracias al Santo Padre y, junto con el Postulador, se acerca al Papa para el abrazo de la paz. La Misa continúa con el canto del "Gloria".


Al final de la Celebración de la Eucaristía, el Santo Padre, junto con los Señores Cardenales celebrantes, se dirige al interior de la Basílica para realizar el acto de veneración ante el cuerpo del nuevo Beato. Luego de las autoridades presentes y los Obispos, también los demás fieles podrán cumplir con el acto de culto.

2 comentarios:

  1. Quiero darle las gracias por esta entrada. La masiva presencia de fieles en el Vaticano HOY HA SIDO HISTÓRICA. Juan Pablo II atraía a los fieles hacia la Iglesia en su vida terrenal y después. Gloria a Dios y que el beatificado interceda por la Iglesia y por el mundo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Dele las gracias a Dios, que son todas sus obras.
    Que interceda por nosotros y por la Santa Iglesia, sí. Saludos.

    ResponderEliminar

Se agradecen los comentarios firmados. Los que ofendan la sensibilidad religiosa, las buenas costumbres o el buen gusto del administrador, quedarán en revisión.