13 de noviembre de 2013

Cristales rotos, a la basura


 
"No fue una misa, ni una liturgia, ni una paraliturgia. Ellos (los lefebvristas) lo saben bien y no son ingenuos. Esto tuvo otra intencionalidad", advirtió [Fernando Giannetti, de la Comisión Arquidiocesana de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso] en declaraciones a la agencia DyN.
".. .el acto en la Catedral no fue una misa sino la 'conmemoración del inicio de una tragedia'".
Fuente: La Nación, aquí y aquí.
"Lo que hicimos anoche estaba planteado por el Concilio Vaticano II. Acá no se celebró ninguna misa, ni se pretendía celebrar una misa. Ellos entendieron todo para el carajo (...)".
Fuente: Perfil.

El presentable P. Fernando Giannetti

Yo francamente no entiendo nada. Se conmemora una "Noche de los cristales" que es un evento sucedido en Alemania, ajeno a nuestro pasado, a nuestra cultura, a nuestra fe... Y para colmo tiene que organizarlo el clero católico, y para más colmo, lo hacen en un templo católico. Que no es ni más ni menos que la Catedral Metropolitana de Buenos Aires.
¿Qué necesidad hay de hacer una tertulia por los cristales que rompieron los alemanes en la década del cuarenta?
"Además, enojado por lo sucedido, se despachó contra los lefebvristas: 'No era una misa, era una conmemoración, entendieron todo para el carajo'." 
"Esto no era una misa. En la iglesia no sólo se celebran misas." 
P. Fernando Giannetti dixit. 
Fuente: Diario Perfil.
Si los judíos quieren conmemorar sus propias tragedias, que la hagan en casa o en la sinagoga. O en el banco. O en otros tantos lugares judíos.



Afirma el sitio de la radio judía Jai96.3:
"Más allá de lo acontecido, el acto conmemorativo se llevó a cabo con sentidas y profundas palabras del Rabino Skorka, del Arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires, Mario Poli, y el encedido de velas por parte de sobrevivientes de la Shoá. Por último, se realizaron las interpretaciones de piezas litúrgicas judías en el mayor templo de la Iglesia Católica argentina." (El resaltado del texto es nuestro)
El sitio oficial de B’nai Brith de Argentina declara:
"La liturgia de conmemoración continuó como estaba previsto y sin interrupción. Contó con la lectura de la Pastora Mariel Pons de la Iglesia Evangélica Metodista, la Pastora Ester Iglesias de la Iglesia de los Discípulos de Cristo, el padre Alejandro Llorente de la Iglesia Católica Apostólica Romana, el Pastor David Calvo de la Iglesia Luterana Unida, el Rabino Jonás Shalom del Bet Am Marc Chagall y el Pastor Sergio Lopez de la Iglesia Dinamarquesa. El Coro Sharim de la Sociedad Hebraica Argentina interpretó salmos y el Himno de los partisanos judíos. Finalmente el Rabino Abraham Skorka, Rector del Seminario Rabínico Latinoamericano y el Padre Mario Aurelio Poli, Arzobispo de Buenos Aires hicieron sus reflexiones." (Resaltado nuestro)


En las sinagogas, muro de los lamentos, etc., debemos cubrirnos la cabeza... 
pero un judío en un templo católico no se la descubre.

En otro artículo, el mismo sitio judío cita a Mons. Poli:
"El Arzobispo de Buenos Aires Monseñor Mario Aurelio Poli pidió disculpas diciendo Queridos Hermanos judíos, siéntanse en casa (aplausos del público)…. porque en los primeros años del cristianismo compartíamos la sinagoga, y nosotros también nos sentimos a gusto en una sinagoga. Hagamos en paz, Shalom este encuentro que lo quiere profundamente el Papa Francisco."
La iglesia es un lugar de culto, no una sala de tertulias.
A lo sumo se puede organizar un cafecito en el salón parroquial.
El CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO dixit:
1210 "En un lugar sagrado sólo puede admitirse aquello que favorece el ejercicio y el fomento del culto, de la piedad y de la religión, y se prohíbe lo que no esté en consonancia con la santidad del lugar. Sin embargo, el Ordinario puede permitir, en casos concretos, otros usos, siempre que no sean contrarios a la santidad del lugar."
En el CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA:
1180 "(...) Estas iglesias visibles no son simples lugares de reunión, sino que significan y manifiestan a la Iglesia que vive en ese lugar, morada de Dios con los hombres reconciliados y unidos en Cristo."
1181 "En la casa de oración se celebra y se reserva la sagrada Eucaristía, se reúnen los fieles y se venera para ayuda y consuelo los fieles la presencia del Hijo de Dios, nuestro Salvador, ofrecido por nosotros en el altar del sacrificio. Esta casa de oración debe ser hermosa y apropiada para la oración y para las celebraciones sagradas" (PO 5; cf SC 122-127). En esta "casa de Dios", la verdad y la armonía de los signos que la constituyen deben manifestar a Cristo que está presente y actúa en este lugar (cf SC 7)."

7 comentarios:

  1. Dice el CIC: "Sin embargo, el Ordinario puede permitir, en casos concretos, otros usos..." Es la historia de siempre del post-Vaticano II: regla, excepción, abuso tolerado, primero, y abuso normalizado al final del proceso.
    Respecto de los muchachos que "armaron el lío" siguiendo su "propia conciencia" "autónoma" y "con buen voluntad buscan al Señor", digo:
    1. Que fueron imprudentes y en algunos casos estúpidos. Meter la cabeza en la guillotina y jugar con el pestillo no es martirio.
    2. Han sido funcionales a la estrategia de victimización, siempre triunfante, de los judíos.
    3. Causarán daño institucional a la FSSPX sin motivo justo;
    4. Y por efecto colateral, una mancha más al tigre del catolicismo tradicional.


    Saludos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, el CIC parece que también "estaba planteado por el Concilio Vaticano II".

      Eliminar
  2. Si lee a JPII verá que dice expresamente que el CIC 1983 es la plasmación jurídica del Vaticano II. Los canonistas son unánimes al respecto. ¿O acaso el c. 844 y su nueva regulación de la comunicación en lo sagrado no ha sido proyección normativa de los deseos ecuménicos del Vaticano II? Vea la historia de la disciplina al respecto desde Pablo VI hasta el CIC de 1983.
    Además, desde la posición de los promotores de esta iniciativa inter-religiosa, le puedo asegurar y demostrar con doctrina canónica actual que no se ha violado el CIC. No me crea a mí, lea el comentario exegético al CIC editado por EUNSA.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da la impresión de que interpretó como sarcástica mi respuesta anterior.
      En cualquier caso, bienvenido sea aporte cualunque que sostenga todo lo anterior.

      Eliminar
  3. "La coincidencia entre la fecha de promulgación del nuevo Código de derecho canónico y la del primer anuncio del Concilio -ambos acontecimientos llevan la fecha del 25 de enero-, me induce a reafirmar una vez más la estrecha relación existente entre el Concilio y el nuevo Código." (JPII)

    ResponderEliminar
  4. Disculpe, lo interpreté mal.
    No entiendo por qué el "ecumenólogo" de la Arq. de Bs. As. dice que no fue liturgia, ni para-liturgia, cuando los mismos textos empleados hablan de expresamente de una "liturgia de conmemoración", contienen lecturas bíblicas, respuestas de salmos, posturas corporales, guión, etc... Ví las reproducciones de esos textos en página católica. En fin, lamentable la celebración, el modo de protesta y también las explicaciones oficiales. Lo digo poner todo al mismo nivel.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si el Carajero entendió mal, si los imprenteros de San Saulo metieron mal el dedo en la tecla, o si al Arzobispo le dio por jugar a dos puntas con la liturgia y la conmemoración y armó una creativa ensalada pseudo-paranormal-litúrgica.
      Francamente no me interesa tampoco. Muy deplorable todo, fiel espejo de la realidad eclesial --de la Argentina y-- de la Ecúmene.
      Y los vituperios de bar "oficiales" de Gianetti -indignos siquiera del último de los mónagos insolentes suplentes del P. Lombardi- han sido la frutilla pútrida que coronó el pastel de ecumenismo, "interreligiosidad" y boinas coloradas zucchettinas.
      Nuevamente, todo muy deplorable.

      Eliminar

Se agradecen los comentarios firmados. Los que ofendan la sensibilidad religiosa, las buenas costumbres o el buen gusto del administrador, quedarán en revisión.