28 de octubre de 2014


Un seminarista de Devoto no podría haberlo hecho mejor...

1 comentario:

  1. Este hombre es un Destructor. El gran Destructor de la Iglesia y de la cultura católica. Confieso que no pude avanzar mucho más que del principio, cuando se mofa de la entera historia de la Iglesia y de sus propios antecesores. No, este hombre no está a la altura de su investidura. Es un castigo, sí, un castigo divino. Recemos para que el Señor nos libere pronto de él.

    ResponderEliminar

Se agradecen los comentarios firmados. Los que ofendan la sensibilidad religiosa, las buenas costumbres o el buen gusto del administrador, quedarán en revisión.