28 de junio de 2013

Caponnetto & Taussig

Alguien me ha pedido mi opinión sobre el verborrágico entrecruce entre el Dr. Antonio Caponnetto (aclaramos que no es honoris causa por la UCA, para evitar malentendidos) y Mons. Eduardo María Taussig (aclaramos que no fue consagrado obispo por Mons. Ngo Dinh Thuc, para evitar malentendidos).

 

Para quienes no conocen a estas dos personas, describo brevemente: el primero es el obispo de San Rafael (Mendoza), conocido en general por su buen criterio, buena línea, tolerancia hacia la Misa tradicional, etc. El otro es profesor de Historia, doctor en Filosofía, investigador del Conicet, etc., y es conocido por sus posturas políticamente incorrectas respecto de absolutamente todo. También por abrir la boca de más en algunos casos (especialmente en temáticas de Teología). Es interesante conocer a la gente por la vía inversa también: ver qué dicen sus enemigos.


Dicho esto, paso a la materia de entrecruce: Caponnetto es invitado a dar una conferencia en San Rafael, uno de los pocos lugares del país donde pueden hallarse algunos de los últimos buenos especímenes del clero en vías de extinción. Pero Mons. Taussig dice "No" y desaconseja vivamente al clero y a sus parroquianos la asistencia a estas conferencias ("Jornadas de Formación Social"), repudiando los dichos que ha efectuado Caponnetto acerca de varios temas, sobre todo su opinión respecto de los últimos papas (podríamos decir que desde Juan XXIII a la fecha, casi).
El comunicado oficial es este:




Como las conferencias ya tuvieron lugar -aunque no en el previsto- y se pudo saber cuánta gente fue, etc., creo que no hay mucho más para decir. A Wanderer, a quien critico -y con fundamentos, no me vengan con patrañas- algunas veces, hoy le vuelvo a dar la razón. Yo tampoco soy "caponnettista", no soy patriotero ni "nacionalista". Soy un católico de a pie, y a eso me remito.


He escuchado varias conferencias -o recitación de poesías históricas y eclesiásticas, como más les guste- y si bien coincido en muchos casos con él, debo decir que en tantos otros casos, no. Me reservo mis opiniones más personales, pero en lo que a Teología y actualidad eclesial atañe -y me refiero a cuando elabora conjeturas o hace interpretaciones propias- yo tampoco comparto demasiado sus dichos. Es decir: sabemos que la Iglesia está plagada de curas liberales, progresistas, masones, homosexuales o degenerados de toda especie, que El Concilio no solucionó lo que tenía que solucionar, que la mayoría de los obispos son desobedientes, que al clero en general siente alguna clase de placer perverso en perseguir a los "tradis", etc. ¿Cuál es la novedad, entonces? Ninguna.

Pero revolver continuamente en la herida no ayuda demasiado.

La respuesta que el del Dr. Caponnetto escribió a Mons. Taussig nos muestra la contrapartida de todo esto. Un obispo al que muchos del palo consideraban "potable" como vimos antes, resulta que se da vuelta. Política, seguramente. Ya habrán leído la conversa de Panoramix con su Informante... 
Por alguna razón me hace acordar a los "informantes" del chimentero Luis Ventura.


Lamentablemente debemos reconocer que la política domina hoy la Iglesia. Pero no seamos ingenuos: siempre la ha dominado. Como también habían graves abusos litúrgicos antes del CVII. No he tenido tiempo de leer "La Iglesia Traicionada" -cuyo título bastante sugestivo me da dolor de estómago de antemano- pero en algún momento lo leeré. Creo que con la cantidad de comentarios y extractos que he leído o escuchado, ya me he perdido las mejores partes del libro; bueno, en realidad las peores, si se entiende.


No seamos ingenuos, pero tampoco tiremos al ventilador. Y recordemos a propósito de esto qué decía el Dr. Caponnetto del Papa a comienzos de su Reinado:
Haga lo que hiciere a partir de este momento el Papa Francisco —y esperamos que todo lo santo y sabio sepa hacer— es imposible omitir o ignorar que el hombre que acaba de llegar a la silla petrina arrastra concretos, abultados y probadísimos antecedentes que lo sindican como un enemigo de la Tradición Católica, un propulsor obsesivo de la herejía judeocristiana, un perseguidor de la ortodoxia y un adherente activo a todas las formas de sincretismo, irenismo y pseudoecumenismo crecidas al calor de la llamada mentalidad posconciliar.
Cualquier persona que lea esto sin saber quién lo escribe, inmediatamente lo asocia a un sedevacantista. La respuesta a Mons. Taussing es sin duda dura -aunque verdadera, parecer ser-. De todas maneras, ¿qué ordinario con algo de cerebro permitiría a un conferenciante con estas ideas exponerlas públicamente? Permitir esto -u omitir pronunciarse al respecto, que viene a ser lo mismo- es de alguna manera suscribir lo que dice. Ningún epískopos más o menos vivo podría naturalmente permitir que se hable en estos términos del "Jefe" o de la "Compañía". Son políticas de la empresa. Y eso que el Jefe ha hablado en contra del carrerismo... ¿en qué quedamos?

Saludos en Cristo.

1 comentario:

  1. Creo que la publicación es muy esclarecedora. Ninguno de los deo "contrincantes" es infalible, por lo que no se los puede seguir ciegamente y repetir como loros sus enseñanzas como de hecho ocurre.
    Carolina de San Rafael, Mendoza

    ResponderEliminar

Se agradecen los comentarios firmados. Los que ofendan la sensibilidad religiosa, las buenas costumbres o el buen gusto del administrador, quedarán en revisión.