13 de enero de 2011

Altar, ornato y accesorios

Los elementos necesarios y facultativos para la celebración de la Santa Misa


El altar en la disposición del templo.


Antiguo culto del templo (pagano)


Sumo sacerdote le ofrece incienso al Señor en el antiguo culto israelita.


-Altar: La Santa Misa no puede oficiarse sino sobre un altar. El altar es la parte principal del templo. Toda la arquitectura de la iglesia debe contribuir a realzar y poner de relieve la importancia del altar. 


El altar es imagen de Cristo, por eso lo inciensa y lo besa el sacerdote. 




El altar es el lugar del Sacrificio de la Misa; allí se renueva todos los días el Sacrificio de la Cruz; allí se eleva la Hostia santa hasta el Cielo en tributo de adoración. 
Del altar brotan las gracias que van a renovar el mundo.

Es conveniente aclarar que el altar no es una mesa. No se trata de una mesa en la cual se comparte  simbólicamente una cena o un banquete. Ciertamente es figura de la Última Cena, en la cual Jesús instituyó la Eucaristía, pero mayor imagen es la del Sacrificio de Jesús en la cruz.





Para más información sobre la historia del altar, consulte aquí.

ORNATO DEL ALTAR

Elementos que deben estar presentes en el altar para la debida celebración de la santa Misa según el rito romano, tanto en la forma ordinaria como en la extraordinaria, y para los demás ritos latinos.

-CrucifijoEl Crucifijo es la imagen de Cristo clavado en la cruz. Hasta el siglo VI sólo se veneraba la Cruz, y en el siglo VII entra a formar parte del altar el Crucifijo, como su principal elemento. Para la celebración de la Santa Misa no basta una cruz, es necesario el Crucifijo: la imagen de Jesús padeciendo en la cruz, recordándonos el sacrificio --ahora incruento-- que se está renovando en el altar.

Un crucifijo en una iglesia de los primeros tiempos.

Para las misas celebradas cara al pueblo es conveniente aclarar que el crucifijo debe estar vuelto hacia el sacerdote, y no hacia los fieles.


-Manteles: según las prescripciones litúrgicas tradicionales, deben ser tres y de color blanco, para que en caso de derramarse la Sangre del cáliz pueda ser recogida por los manteles sin llegar a la piedra o a la madera del altar; y las de arriba deberían llegar por los lados hasta el suelo.

El mantel no debe ser de otro color más que blanco; para el color del tiempo litúrgico pueden utilizarse frontales del tono correspondiente (ver abajo).



Los manteles pueden estar adornados con puntillas, flecos, bordados, etc.

-CandelerosPara sostener las velas se usan los candeleros. Para la celebración de la Misa rezada precisan dos; cuatro o seis. En las cantadas, según el rito del día, y siete en la Pontifical (Misa celebrada por un Obispo).
Para la exposición Mayor del Santísimo, doce, y seis para la exposición Menor. Se colocan a ambos lados del Crucifijo y pueden ser de cualquier material (metálico o madera) decente. No requieren bendición.





Misa celebrada por un obispo (el Papa en este caso): la séptima vela tras el crucifijo.

ACCESORIOS DEL ALTAR

Son accesorios del altar, ya que no elementos precisos para la celebración de las funciones litúrgicas, los siguientes:

-AtrilEl atril puede ser de madera o metal, en forma de plano inclinado, que sirve para sostener el misal y leer con más comodidad. En el ceremonial de los Obispos se manda que sea una almohada o cojín, que simboliza la suavidad y dulzura del Evangelio.





-Frontal: El frontal es un paño con el cual se adorna la parte delantera del altar. Debe ser del color que corresponde a la festividad del día.



-Credencia: La credencia es una mesa, situada junto al altar y en ella se disponen las vinajeras, campanilla y otros objetos que sirven para el culto. En algunas iglesias la misma está encastrada directamente en la pared.







-ImágenesImágenes son la representación, en pintura o en escultura, de Cristo, de la Virgen y de los Santos.

Al pueblo judío se le prohibió hacer imágenes por su propensión a la idolatría. Hoy, la Iglesia recomienda su uso por ser un poderoso auxiliar para la devoción, pues nos pone ante los ojos, sensiblemente, las figuras de quienes hemos de amar y cuyas virtudes tenemos que imitar. Por lo tanto, el culto no termina en la imagen, sino en quienes ellas representan. La imagen del Santo a quien la Iglesia está dedicada y de quien toma el nombre o título se suele colocar en el altar mayor.

Desde la existencia de los primeros templos cristianos se colocaron imágenes de Cristo (el Pantokrator), la Virgen y los Santos.








Las imágenes deben estar bendecidas y pueden ser de cualquier materia noble.

-Relicarios: donde se conservan algunas reliquias de los santos. Pueden colocarse sobre el altar y entre los candeleros. Así dispuestas, las rúbricas mandan que se les inciense inmediatamente después de haber incensado la Cruz.



-Sacras(en la forma extraordinaria) Las sacras son tres cuadros que se colocan en medio y a los lados del altar y en los que están escritas ciertas oraciones comunes de la Misa para agilizar la celebración. Sólo es obligatoria la del medio, que contiene el Gloria, el Munda cor meum, el Credo, el Suscipe, Sancte Pater (ofrecimiento de la hostia), la fórmula de la Consagración y otras oraciones del Canon.
Sólo deben colocarse para la celebración de la Misa.






1 comentario:

  1. Muy interesante la información es una riqueza de la litúrgia católica.

    ResponderEliminar

Se agradecen los comentarios firmados. Los que ofendan la sensibilidad religiosa, las buenas costumbres o el buen gusto del administrador, quedarán en revisión.